La justicia belga dicta penas de 20 años a cadena perpetua para los principales responsables de los atentados de Bruselas en 2016 | Internacional

La justicia belga ha sentenciado este viernes a duras penas, de 20 años a cadena perpetua, a los principales condenados por los atentados terroristas del 22 de marzo de 2016 en el aeropuerto y una estación de metro de Bruselas, que dejaron 35 muertos y centenares de heridos. Las sentencias han sido anunciadas en la noche del viernes, tras cinco días de deliberaciones de los 12 miembros del jurado asignado al caso, y los tres jueces responsables, durante una larga sesión en el tribunal bruselense donde en los últimos meses se ha celebrado el juicio más largo de la historia judicial belga.

Solo uno de los seis declarados culpables a finales de julio por asesinato terrorista —otros dos acusados fueron declarados culpables de pertenencia a grupo terrorista— no va a sumar más años a sus condenas previas: se trata de Salah Abdeslam, el único superviviente de los comandos que el 13 de noviembre de 2015 causaron en París la muerte de 130 personas. La justicia belga ha considerado que las penas que ya pesan sobre él, una de 20 años por un tiroteo previo en Bélgica y otra, perpetua sin posibilidad de acortar la pena, en Francia, son “suficientes”. Abdeslam, que tras los ataques de París huyó a Bélgica, fue detenido días antes de los atentados de Bruselas. Se piensa que su arresto fue el detonante del nuevo ataque terrorista yihadista en la capital belga. En total, seis de los acusados por los atentados de Bruselas ya habían sido condenados, el año pasado, a duras penas en Francia.

Es el caso también de Mohamed Abrini, el “hombre del sombrero”, uno de los terroristas que debería haber detonado los explosivos en el aeropuerto de Zaventem pero que, por motivos desconocidos, renunció a hacerlo. Pero Abrini, que también debe cumplir una cadena perpetua —aunque revisable a los 22 años— en Francia, ha sido condenado sin embargo ahora a otros 30 años de cárcel por su participación en los atentados de Bruselas.

Ambos condenados serán previsiblemente entregados a Francia para que cumplan sus sentencias, después de que la justicia belga rechazara esta semana la petición de Abdeslam de poder purgar su pena en Bélgica. Ninguno recurrió la sentencia francesa, por lo que podrían pasar el resto de sus días, o buena parte de ellos, tras las rejas en el país vecino. La Fiscalía belga había solicitado esta misma semana una nueva cadena perpetua para ambos. “No ha cambiado, sigue estando igual de radicalizado, no merece ninguna circunstancia atenuante”, dijo de Abdeslam la fiscal federal, Paule Somers, mientras el acusado permanecía impasible en la cabina de cristal securizado en el que siguió todo el juicio, que comenzó en diciembre tras varios meses de retraso.

De los declarados culpables de asesinato e intento de asesinato terrorista a finales de julio por los ataques de Bruselas, tres han recibido este viernes cadena perpetua: se trata de Osama Krayem, de origen sueco y también condenado en París (en ambos juicios mantuvo siempre el silencio); Bilal El Makhoukhi y Usama Atar. Este último fue juzgado en ausencia, ya que se presume que está muerto: el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) anunció el fallecimiento del presunto cerebro de los atentados bruselenses en 2019 en Siria, aunque la justicia belga no lo ha podido confirmar. El sexto de los seis máximos responsables, Ali Haddad Asufi, ha sido sentenciado a otros 20 años.

Otros dos acusados, Sofien Ayari y Hervé Bayingana Muhirwa, fueron en julio declarados culpables de pertenencia a grupo terrorista, pero no de asesinato. Este viernes, el tribunal de Bruselas ha decidido que la pena previa de Ayari en Francia, de 30 años, es “suficiente”, igual que en el caso de Abdeslam, mientras que ha condenado a Muhirwa a 10 años de cárcel, de los que ya ha purgado siete, según la prensa belga. Del total de 10 acusados iniciales, solo dos fueron absueltos en julio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Al concluir el proceso el 25 de julio, también se decidió aumentar el cómputo de fallecidos de 32 a 35, debido a que el jurado consideró que las muertes posteriores de tres víctimas estaban directamente relacionadas con los atentados, pese a producirse meses e, incluso, años después. Una de ellas se produjo en mayo de 2022, después de que la víctima se sometiera a una eutanasia por el sufrimiento psicológico que le provocaban las secuelas del ataque y que se consideró insoportable. Otro, que luchaba contra un cáncer que estaba bajo control gracias a la medicación, tuvo que interrumpir el tratamiento a causa de las heridas causadas por la explosión en el metro y acabó falleciendo el 28 de octubre de 2017. La tercera víctima sufrió estrés postraumático grave y se suicidó el 18 de abril de 2021.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *