El precio de la vivienda sigue al alza tras encarecerse la obra nueva un 11% en el tercer trimestre | Economía

El precio de la vivienda se resiste a bajar en España. Las casas se encarecieron un 4,5% en el tercer trimestre del año respecto al mismo periodo de 2022, según los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La fuerte subida del precio de la obra nueva, que se disparó un 11% de julio a septiembre anotando su mayor alza de los últimos 16 años, está impidiendo los ajustes que, por el contrario, sí se están registrando tanto en el número de compraventas como en la firma de hipotecas.

El cambio en la política monetaria llevada a cabo por el Banco Central Europeo (BCE) para controlar la inflación hacía pensar en un rápido impacto en los precios de las casas. Pero no está siendo así. Y aunque se están desacelerando con respecto al año pasado, habrá que esperar a los próximos trimestres para ver una mayor ralentización.

Así, comprar una casa sigue siendo más caro que hace un año y, además, es común en todas las comunidades autónomas. Con el repunte del 4,5% anunciado por el INE, nueve décimas superior al del trimestre anterior, el precio de la vivienda acumula ya 38 trimestres de incrementos interanuales. Haciendo recuento, en lo que va de año el precio de la vivienda en España ha crecido un 5,3%.

Las casas nuevas están haciendo de muro de contención. Que la moderación en compraventa e hipotecas no se haya trasladado aún a los precios tiene que ver con la presión que está ejerciendo la obra de nueva planta, cuyo encarecimiento del 11% en el tercer trimestre es muy superior al 7,7% del segundo y al 6% del primero. Semejante subida no se registraba desde el tercer trimestre de 2007.

Los promotores inmobiliarios aseguran que no hay ningún motivo que justifique que los precios de las casas recién construidas bajen, porque se trata de un bien escaso. La demanda supera de lejos la escasa oferta de promociones en marcha. La producción de vivienda de obra nueva por año es de 110.000 unidades, insuficiente para atender a los nuevos hogares que se crean cada año.

En lo que va de año, esta tipología de vivienda se ha encarecido un 9%. “No creemos que la obra nueva vaya a sufrir moderaciones e incluso veremos cómo sigue incrementado el precio. No solo por la inflación desbocada, que afecta al coste de los materiales, a la producción y logística, que ha ocasionado la ralentización y paralización de algunas promociones, sino por los escasos niveles productivos de la obra nueva”, asegura María Matos, directora de Estudios de Fotocasa.

Segunda mano, más expuesta

Por su parte, el precio de las casas usadas, que suponen más del 80% de las operaciones de compraventa que se cierran, se ha mantenido más estable: aumentó un 3,2% en el tercer trimestre en comparación con el mismo periodo de 2022, tasa tres décimas superior a la del segundo trimestre y la más elevada desde el cuarto trimestre de 2022. La subida acumulada en el año es del 4,7%.

Los precios de la vivienda presentaron valores interanuales positivos en todas las comunidades autónomas, con las mayores subidas en Navarra (7,6 %), Canarias (6,6%) y Cantabria (5,9%). Los aumentos más moderados se registraron en Castilla La-Mancha (1%), Extremadura (1,1%) y La Rioja (1,9%). El encarecimiento en Madrid ( 4,1%) y Cataluña (3,8%) se quedó por debajo de la media nacional.

Para entender la estadística del INE hay que saber que su índice es un indicador con base 100 que toma el ejercicio 2015 como referencia. Es decir, que no da importes de las casas en euros, sino que traduce estos en puntos en función de cómo suben o bajan los precios con respecto a ese año. Así, los 150,3 puntos de media significan que la vivienda fue un 50% más cara que en 2015. En realidad, las casas no han dejado de subir desde que tocaron suelo en 2013.

Si nos fijamos en las tasas trimestrales, el precio de la vivienda se disparó un 2,5%, su mayor alza trimestral desde el primer trimestre de 2022. La vivienda nueva subió un 4,1% entre julio y septiembre, su mayor alza trimestral desde el tercer trimestre de 2020, mientras que los precios de la vivienda de segunda mano aumentaron un 2,2%, la misma tasa que en el trimestre anterior. Las mayores subidas se dieron en Navarra, Baleares, País Vasco y Canarias, con incrementos del 3,1% en las dos primeras y del 3% en las dos últimas. Y las menores tasas, en Castilla La-Mancha, Extremadura y Castilla y León, con aumentos del 0,6%, 0,6% y 1,1%, respectivamente.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO