Estos síntomas pueden alertar de la esclerosis múltiple hasta 5 años antes del diagnóstico

Un nuevo estudio ha descubierto que las personas que desarrollan esclerosis múltiple (EM) tienen más probabilidades de tener patologías como depresión, estreñimiento e infecciones del tracto urinario cinco años antes del diagnóstico de EM. El ensayo, que se publica este martes en ‘Neurology’, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, también encontró que los problemas sexuales y las infecciones de la vejiga, o cistitis, son más probables en personas que luego desarrollan esclerosis múltiple. También lo era que ocurriera en personas que tenían otras enfermedades autoinmunes, lupus y enfermedad de Crohn.

«Saber que estas afecciones pueden ser síntomas prodrómicos o incluso síntomas en etapa temprana de la EM no conduciría necesariamente a un diagnóstico más temprano de la enfermedad en la población general, ya que estas afecciones son comunes y también podrían ser signos de otras enfermedades, pero esta información podría ser útil para las personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar EM, como aquellas con antecedentes familiares de la enfermedad o aquellos que muestran signos de EM en los escáneres cerebrales pero no tienen ningún síntoma de la enfermedad«, señala la autora del estudio Celine Louapre, doctora en Medicina de la Universidad de la Sorbona en París, Francia.

En el estudio participaron 20.174 personas recién diagnosticadas con EM. Cada uno de ellos fue emparejado con tres personas de la misma edad y sexo que no tenían EM, para un total de 54.790 personas. Luego, las personas con EM también se compararon con 30.477 personas con enfermedad de Crohn y 7.337 personas con lupus.

Los investigadores utilizaron la base de datos de registros médicos para ver si los participantes tenían alguna de las 113 enfermedades y síntomas en los cinco años anteriores y posteriores a su diagnóstico, o antes de esa fecha coincidente para las personas que no tenían una enfermedad autoinmune.

Las personas con EM tenían un 22% más de probabilidades de sufrir depresión cinco años antes de su diagnóstico que las personas sin EM. Tenían un 50% más de probabilidades de tener estreñimiento, un 38% más de probabilidades de tener infecciones del tracto urinario, un 47% más de probabilidades de tener problemas sexuales y un 21% más de probabilidades de tener cistitis o infecciones de la vejiga.

En cuanto a la depresión, el 14 por ciento de las personas con EM tenían recetas de antidepresivos cinco años antes del diagnóstico, en comparación con el 10 por ciento de las personas que no tenían EM. Cinco años después del diagnóstico, el 37% de las personas con EM tenían prescripción de antidepresivos, en comparación con el 19% de los que no tenían EM.

«Por supuesto, no todas las personas que tienen estos síntomas desarrollarán EM. Esperamos que con el tiempo estos primeros signos nos ayuden a comprender los mecanismos biológicos que ocurren en el cuerpo antes de que se desarrollen los síntomas reales de la enfermedad«, explica Louapre.

Una limitación del estudio fue que no había datos disponibles sobre otros factores que podrían influir en el riesgo de las personas de desarrollar EM, como el nivel educativo, el origen étnico y el nivel socioeconómico.